¿Por qué es importante eliminar el nitrógeno y el fósforo del agua sucia antes de verterla en la cuenca?

El nitrógeno y el fósforo promueven la proliferación de algas en la cuenca. El nitrógeno nutre la vegetación, pero quita el oxígeno del medio acuático. La presencia excesiva de nitrógeno produce “zonas muertas”, que son un medio no apto para la vida.